INTENSIVO DE DANZA AÉREA SOBRE TELAS

INTENSIVO DE DANZA AÉREA SOBRE TELAS

INTENSIVO - 9, 10 y 11 sep.2016
CONDUCE - Sergio Suárez

continuar

INTRODUCCIÓN A LA DANZA AÉREA

INTRODUCCIÓN A LA DANZA AÉREA

La Danza Aérea es una disciplina que se sirve de telas y columpios como instrumentos sobre los cuales bailar y expresarse a través de un sinfín de figuras, movimientos y secuencias que se realizan sobre las mismas.

continuar

Método Pilates - Orígen y filosofía de trabajo

Método Pilates - Orígen y filosofía de trabajo

El Pilates es un método de entrenamiento creado hace unos 90 años por Joseph Hubertus Pilates,

continuar

DOLOR, MIEDO Y FRUSTRACIÓN EN ACTIVIDADES AÉREAS (Parte I)

DOLOR, MIEDO Y FRUSTRACIÓN EN ACTIVIDADES AÉREAS (Parte I)

Dos de los comentarios más habituales de nuestros alumnos tanto de danza aérea como de yoga aéreo

continuar

DOLOR, MIEDO Y FRUSTRACIÓN EN ACTIVIDADES AÉREAS (Parte II)

DOLOR, MIEDO Y FRUSTRACIÓN EN ACTIVIDADES AÉREAS (Parte II)

MIEDO 

En el entrenamiento aéreo el miedo llega por múltiples motivos.

continuar

Bienvenidos a nuestro blog

Bienvenidos a nuestro blog

Con este primer post, ICARO inaugura su blog para todos aquellos que nos siguen.

continuar

DOLOR, MIEDO Y FRUSTRACIÓN EN ACTIVIDADES AÉREAS (Parte II)

MIEDO 

En el entrenamiento aéreo el miedo llega por múltiples motivos.

Para empezar, nos enfrentamos a algo nuevo y desconocido, en un medio al que no estamos acostumbrados. También, al temor a no ser capaces de hacer las cosas y al miedo a hacernos daño, muchas veces asociado al dolor que podemos percibir.

Hemos de entender que el miedo es algo natural en actividades de este tipo y que además es una emoción ambivalente. Por un lado, tiene una función muy interesante, nos protege de hacernos daño. Aporta el debido ingrediente de “cautela” que se desencadena desde un lugar muy profundo de nuestro ser, relacionado con nuestra parte más “animal” y su instinto de supervivencia.

Sin embargo, la realidad es que la gran mayoría de las veces el miedo está sobredimensionado. Nos toca reinterpretarlo y llevarlo a su verdadera dimensión. En general son nuestras ansiedades y el estrés que nos genera enfrentarnos a algo desconocido, los que hablan cuando sentimos miedo, y es ahí donde entra en juego el trabajo con nuestra confianza, tanto en nosotros mismos como en los elementos y personas con los que interactuamos.

Con el tiempo y la práctica con el columpio o la tela, comenzamos a tener un conocimiento más profundo acerca de cómo se relaciona nuestro cuerpo con el aparato, y qué sucederá como consecuencia de cada movimiento que hagamos. Ese conocimiento profundo y vivencial será lo que nos haga ir ganando confianza y seguridad en nosotros mismos y en el aparato, así como también el acostumbrarnos a las sensaciones que el estar suspendidos genera en nosotros.

Del proceso de enfrentar nuestros miedos, salimos siempre enriquecidos, fortalecidos y con un aprendizaje en nuestras manos. Al superar algo que inicialmente nos atemoriza, nos encontramos con que generalmente somos más fuertes y podemos hacer más de lo que creíamos que podíamos, y eso a su vez nos da más confianza en nosotros mismos, y aumenta nuestra autoestima.

 

FRUSTRACIÓN

Nuestro último gran enemigo es la frustración. Cuando por la razón que sea (ya sea por nuestra percepción del dolor, nuestros miedos o porque simplemente aún no estamos preparados físicamente para realizar un determinado ejercicio) no somos capaces de llevar a cabo algo, nos frustramos. Miramos al compañero o compañera y al ver que es capaz de ejecutar eso que a nosotros nos parece imposible, no lo entendemos. Tendemos a compararnos, y surgen pensamientos como, “¡pero si yo tengo más fuerza!”, “¡pero si yo entreno más!”, “¡pero si pesa mucho más que yo!”, o llanamente "no valgo para esto", y nos planteamos abandonar todo intento para ni siquiera enfrentarnos a la posibilidad de no conseguir algo que nos propusimos...

En todo ese proceso nos olvidamos de muchas cosas: desconocemos el esfuerzo que ha tenido que desempeñar la compañera o compañero para llegar a hacer eso que está haciendo; cuánto ha tenido que sobreponerse a sus miedos, a la sensación del dolor y cuánto ha tenido que desarrollar sus habilidades físicas. Ignoramos el tiempo que le ha llevado aprender a realizar esa figura, cuantos intentos de subirse a la tela, dolor de manos o agujetas al día siguiente.

No importa qué estado físico o apariencia tenga. Esa compañera/o habrá tenido un tiempo de aprendizaje, adaptación e interiorización de la práctica, por el cual nosotros hemos de pasar también y tendrá la duración que toque.

Nuestro primer aliado a la hora de vencer la frustración, será la paciencia: debemos dejar que nuestro cuerpo se adapte a los cambios, desarrollar poco a poco la fuerza y la habilidad. Cada uno con sus tiempos propios, con un único objetivo: ir mejorando poco a poco y saboreando cada día esa actividad que realizamos.

Dadas las particulares habilidades que requiere el trabajo en actividades aéreas, especialmente en lo que se refiere a tren superior, es muy habitual que no contemos con ellas como punto de partida antes de comenzar a practicar estas actividades, y el proceso de desarrollar estas adaptaciones y habilidades lleva su tiempo, porque no es algo que trabajemos en nuestra vida cotidiana. 

Por eso, a la hora de progresar en esta tarea, nuestro segundo gran aliado será la constancia. Si queremos ver avances, deberemos invertir en ello: los progresos que consigamos dependerán del tiempo y la energía que le dediquemos al entrenamiento tanto arriba como abajo de la tela, y a nuestro acondicionamiento físico en general.

El intentar saltarnos etapas o ir más allá de nuestras habilidades actuales sólo nos conducirá a que nuestro cuerpo nos marque nuestras limitaciones a través de lesiones por no haber dedicado el tiempo suficiente a prepararnos para dar cada paso. 

Sobre todas las cosas, tenemos que entender el entrenamiento aéreo como una carrera de fondo, y no desanimarnos si no llegamos a la meta a los cinco minutos de haber partido...

 

Desde Ícaro os proponemos trabajar en hacer conscientes estos procesos de dolor, miedo y frustración poco a poco, con la promesa de que vale la pena. Tanto en el entrenamiento, como en la vida, nunca volvemos al mismo punto después de superarnos. Todas estas experiencias nos vuelven más fuertes y más poderosos. En el entrenamiento de telas, especialmente, lo que está al otro lado de esas experiencias es bellísimo, y el camino para llegar a ello es muy enriquecedor.

DANZA AÉREA ADULTOS

DANZA AÉREA ADULTOS

¿Deseas probar sensaciones nuevas? ¿Buscas un ejercicio más exigente, que te desafíe de maneras diferentes? ¿Te gustaría explorar tu lado creativo? ¿Eres de las personas que piensan que “todo es proponérselo”? ¡Prueba nuestras clases de Danza Aérea!
DANZA AÉREA INFANTIL Y JUVENIL

DANZA AÉREA INFANTIL Y JUVENIL

¿Buscas una actividad diferente y divertida para tus niños? ¿Te gustaría que hagan deporte sin dejar de lado la estimulación a su creatividad y a su capacidad de resolución de problemas? ¡Tráelos a probar nuestras clases!
PILATES

PILATES

¿Te apetece un trabajo completo en suelo? Disfruta de nuestras clases de Pilates suelo usando columpios de tela y pequeño material (balones, bandas elásticas, etc.) y realiza un ejercicio completo, consciente y eficaz.